Contraste con «Inteligencia de negocios»

Print Friendly, PDF & Email

 

Los términos rimbombantes  parecerían ser todo un legado de nosotros los informáticos, quizás deberíamos reparar en la expectativa que se genera con la promesa de dar “inteligencia de negocios”.

Si vemos a lo que se refieren estas herramientas y este enfoque en particular, guarda estricta relación, de nuevo como los ERP, con la estructura, la estructura de datos resultante de operaciones de las organizaciones.

La inteligencia de negocios promete que nos permitirá explorar los datos y a través de su mirada, se podrá mejorar o ver el comportamiento real de la organización, es decir, su enfoque es exclusivamente en los resultados, nada que analizar sobre los procesos (acción) ni sobre el observador que la organización es.

Nuestra propuesta primero distingue que dar inteligencia de negocios es mucho más que eso, es dar capacidad de operación a la organización, de visualización de los resultados generados por sus procesos de negocio, de madurar sobre la base del aprendizaje de la capacidad de gestión provista.

Así como vemos, que operativamente hay que ir progresivamente incorporando capacidades a la organización, también lo vemos desde la perspectiva de la capacidad de gestión.

Vemos un primer nivel de Capacidad de Gestión Básica, que supone proveer a las organizaciones, de reportes, consultas, alarmas y notificaciones y evolucionando hacia consultas multi-dimensionales, Balanced Score Card (BSC) incluso cuadros que faciliten el Activity Based Cost (ABC), a medida que la organización puede absorber estos niveles de complejidad.

Es importante que estos instrumentos de gestión, cuando hablamos de BPM y aún en su capacidad de gestión básica no sólo puedan dar cuenta de los resultados sino también de los procesos, es decir, tener alarmas relacionadas con estos por ejemplo. Decimos, que en nuestra concepción BPM podemos disponer de instrumentos de gestión de procesos y del negocio (de entidades de negocio manejadas).

Si subimos un poco más allá de los procesos y llegamos a los acuerdos de servicio, la posibilidad de acción efectiva producto de utilizar las herramientas de business intelligence se restringe más. ¿Cómo medir sobre-carga de trabajo de personas? ¿El riesgo de entregar a tiempo efectivamente?  O responder a inquietudes como ¿cómo lo que está ingresando en caja compromete mi flujo de efectivo?

Finalmente, en nuestro criterio y para dar más contenido a la “inteligencia de negocios”, consideramos parte central de la inteligencia no sólo lo descrito, sino la toma de acción en consecuencia.

¿Qué acciones se pueden tomar con las herramientas de business intelligence?, comúnmente reportes, que humanamente llevan a una acción o correos electrónicos o ejecución de “jobs”.

En nuestro enfoque BPM vemos que, producto de la capacidad de gestión se consideran mecanismos reactivos y proactivos de atención de los eventos, incluso llegando a la activación de procesos de negocio particulares que debieran serlo frente a un caso particular y pasando por correos electrónicos y otros de simple comunicación.

Nuestra prioridad está en dar soluciones BPM a nuestros clientes, transformando sus organizaciones a costos incomparables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *