BPM marca tendencia

Print Friendly, PDF & Email

Para mejorar la productividad de las empresas se debe asegurar que la información de los procesos sea entregada a las personas adecuadas cuando la necesitan, y esas personas deben ser capaces de actuar sobre la información dentro del sistema para alcanzar sus objetivos de negocio, por tanto para cumplir con este objetivo se requiere:

• Habilitar la colaboración entre personas dentro y fuera de la empresa basada en procesos de negocio dinámicos
• Tener una lista de chequeo de todas las actividades a realizar
• Poder ejecutar actividades automatizadas
• Proporcionar un acceso seguro a la información tanto estructurada como no estructurada sobre la base de los roles de los usuarios y privilegios
• Proporcionar una trazabilidad completa de todas las transacciones y de las decisiones en los procesos de negocios
• Mantener la información en períodos de tiempo largos, a veces necesarios para completar la actividad

La Gestión de los Procesos de Negocio, más conocido como BPM (Business Process Management), se está convirtiendo en una de las tendencias de gestión empresarial y tecnología de mayor crecimiento del mercado y esta tendencia irá a más. Sin embargo, es fácil caer en las redes de charlatanes si no se conocen las diferencias.
Hay muchas definiciones de BPM, si quieren conocer nuestro enfoque puede usar este enlace a “Nuestra comprensión de BPM”
Mediante las herramientas BPM una organización tendrá la posibilidad de definir en una solución que le permita automatizar sus procesos, organizar la información y el trabajo de las personas, controlar su ejecución en tiempo real y mediante una monitorización adecuada, extraer conclusiones para alinearse con el objetivo último de lograr una mayor eficiencia. BPM ofrece una nueva perspectiva de percepción del papel de las tecnologías al servicio de la gestión empresarial y, por supuesto, de la competitividad.
Un proyecto BPM, no es sólo un Software especializado, es un proyecto estratégico, es una disciplina de gestión. Uno de sus objetivos es reformar los principios tradicionales del funcionamiento de la empresa. La definición de una estrategia centrada en el proceso y no en lo funcional, asegura una revisión completa de los procesos.
Para muchas organizaciones no está muy claro qué es realmente un BPM, cuáles son sus funcionalidades y sus diferencias con respecto al ERP y, si añadimos vendedores, fanáticos de aplicaciones como CRM, ERP, expertos en sistemas de información o los que dicen “con este producto no me equivoco”, la probabilidad de adquirir el producto equivocado es mayor.
Una solución de BPM se diferencia del ERP en que presenta un comportamiento “proactivo” y se alinea con las empresas organizadas por Procesos y no con las organizadas por funciones. Los BPM no contemplan al dato de forma central, sino al proceso. Para el BPM el dato es algo tangencial, accesorio o anexo al proceso.

Si no hay una buena compresión de la utilidad de un BPM, puede suceder que una vez generada la arquitectura empresarial se confundan BPM con ERP o viceversa, y se presenten errores como:

• No disponer de un ERP consolidado y pretender suplir con código en el BPM lo que debería resolver el ERP

• Disponer de un ERP y pretender implantar funciones “proactivas” o de gestión que solo se obtienen con BPM

BPM es una disciplina y una herramienta de gestión de la organización más que de información y su objetivo final es automatizar los procesos, distribuyéndolos de forma transversal entre los roles de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *