SON LOS PROCESOS ..LOS PROCESOS

Print Friendly, PDF & Email

Estamos presenciando una importante crisis internacional del mundo financiero, y cuando pensamos que el asunto tocó el tan cacareado “fondo” nos encontramos con que hay un piso más abajo; quiebran empresas, grandes aseguradoras, se plantean escenarios generalizados de insolvencia y comenzamos a asimilar que el problema no es sólo de naturaleza financiera pues se materializa en la “economía real”, en aparatos productivos abrumados por sus embates.

Todos se preguntan ¿qué pasó? ¿cómo pasó?, y sorprende el nivel de las respuestas uni-dimensional, primario y por supuesto, no deja de sorprender el hecho mismo de la pregunta. Nos animamos a realizar una propuesta desde la perspectiva de las empresas, objeto de nuestra oferta concreta, si bien está sucediendo a nivel de países, grupos culturales, de familias, incluso de individuos.

En primer lugar, hay un divorcio importante entre los planteamientos estratégicos de las empresas y sus resultados; en términos llanos, una alta proporción de las expectativas de los socios, el resultado de la planificación de directivos y gerentes, queda en una presentación PowerPoint o documento de Junta Directiva aprobado con entusiasmo, quizás admiración pero nada más.

Estas expectativas y declaraciones de los socios, se convierten en un llamado de esperanza para los capitales; cabe preguntarse ¿de dónde surge la confianza para entregar este poder a las organizaciones, este dinero, gente, tecnología, si no logran transformar la promesa en resultados concretos? ¿cómo cambiarán

los resultados si seguimos ejecutando las mismas acciones, aplicando las mismas soluciones?
En segundo lugar, aparecen nuevos mesías en el entorno empresarial, ofreciendo cualquier “remedio” para la enfermedad de resultados: nuevas tecnologías (ERP, CRM, BI, entre muchas otras), nuevas técnicas para equipos de alto desempeño, hasta técnicas para descargar el stress cayéndole a golpes a la almohada y aún con esta superficialidad, esperamos impacto en el mejoramiento del desempeño.

En tercer lugar vemos la “importación” de soluciones, invocadas por algún nuevo Gurú, como panacea, sin estar claros como aplican para nuestro negocio en particular.

Una solución a la crisis pasa por considerar y atender estos 3 aspectos, en resumen:

  1. Las estrategias y promesas de la organización debe cumplirse de forma permanente
  2. La solución debe considerar de forma holística tecnologías, gente, procesos articulados alrededor de esta estrategia y promesa
  3. Deben confluir las mejores prácticas y experiencia propia, el hacer de la organización como parte de la solución, no es una mera aplicación de recetas

Reiteramos nuestra oferta de BPM de entregar soluciones con estas características, comprobado en más de una década de soluciones. El mercado ha sido sorprendido con distintas olas, ahora tenemos todo un maremoto, ¿qué más debe suceder para reaccionar o contemplar cómo las expectativas de tu negocio se mantienen por un lado y los resultados por el camino opuesto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *